La Federación exige al Gobierno que tome medidas para frenar los despidos por el coronavirus

Tras la Declaración del Estado de Alarma efectuada ayer por el Gobierno, la Federación de Industria, Construcción y Agro de UGT reclama que se pongan a disposición del Ejecutivo todos los medios que sean necesarios para frenar el avance de la pandemia y se preserve la salud de los ciudadanos y ciudadanas de nuestro país como objetivo prioritario de todas las medidas que se adopten.

Los trabajadores y trabajadoras del sector del automóvil apoyamos la Declaración del Estado de Alarma pero echamos en falta en el Real Decreto una mayor concreción de propuestas resolutivas que ayuden a combatir el coronavirus y a preservar la salud de los y las trabajadoras de la industria.

Es más, exigimos al Gobierno que adopte alternativas y propuestas claras para proteger la salud de los más de dos millones de trabajadores del sector del automóvil empleados en las más de 50.000 empresas del sector (entre constructores, componentes, concesionarios, talleres, itv, motocicletas, etc…). En estos días se están multiplicando los despidos y los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), normalmente de suspensión de la actividad. Miles de trabajadores y trabajadoras de la industria automovilística se están quedando sin actividad y en muchos casos están siendo despedidos. Es por ello que reclamamos al Gobierno de Pedro Sánchez que actúe de manera urgente para que la caída de la actividad en el sector, producto de la situación de emergencia sanitaria que vivimos, se canalice a través de fórmulas distintas a la extinción de contratos. Desde UGT-FICA no podemos aceptar que la alternativa a la crisis sanitaria sean los despidos, que nuevamente sean los y las trabajadoras quienes paguemos la crisis, al igual que ocurrió en la crisis financiera de 2009, No caben más demoras. Hay que actuar protegiendo a la ciudadanía y a los y las trabajadoras. Y hay que hacerlo ya.

Desde la Federación entendemos que hay que tomar medidas que faciliten el mantenimiento de las empresas, proporcionen liquidez, contengan temporalmente los gastos, pero las trabajadoras y trabajadores no pueden quedarse a la cola de las medidas a adoptar. No es justo socialmente, no es conveniente económicamente y no es entendible políticamente. No queremos ni vamos a aceptar de ninguna forma una política similar a la que está siguiendo el Gobierno de Reino Unido, en donde primar la economía por encima de la salud y la vida de sus ciudadanos.

UGT-FICA apoya la medida extraordinaria dirigida a evitar concentraciones de personas, pero consideramos que esta medida es para todos los ciudadanos y para todos los lugares, incluidos los centros de trabajo. Las empresas del sector automovilístico ya están tomando medidas, pero echamos en falta un mayor acuerdo con las organizaciones sindicales para coordinar los esfuerzos. Consideramos imprescindiclbe que en los centros de trabajo donde exista un riesgo patente de contagio para los trabajadores se adopten medidas urgentes de flexibilidad como el teletrabajo, rotación o ERTE temporal, teniendo en cuenta la propuesta de UGT-FICA del contador “0” para todos y todas las trabajadoras que se vean afectados por un ERTE. Es necesario un paquete de medidas de carácter socieconómico y de regulación de empleo, que limiten la destrucción de puestos de trabajo y la desaparición de empresas.

Para ello hay que habilitar un fondo de recursos suficientes que, al menos, aborde la garantía de protección de las personas afectadas por ERTES, incluso en aquellas situaciones en as que el trabajador no tuvieran acumulado el tiempo de cotización suficiente.

Desde UGT-FICA esperamos que el bien común se imponga finalmente a las meras medidas mercantilistas y que la salud de los trabajadores y trabajadoras se antepongan a cualquier otra consideración. Es hora de hacer frente común entre todos, trabajadores y trabajadoras, empresarios y Gobierno. Hay que vencer al virus entre todos.