El Secretario General de UGT, Pepe Álvarez, el Secretario General de CCOO, Unai Sordo, los presidentes de CEOE y CEPYME, Antonio Garamendi y Gerardo Cuerva y el Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, han firmado el Acuerdo Social en Defensa del Empleo, por el que se prorrogan los ERTES durante el proceso de desescalada.

Un Acuerdo que, para Pepe Álvarez, “viene a dar continuidad al anterior que firmamos al inicio de la crisis. La situación de pandemia no ha terminado. Por tanto, este acuerdo va a permitir que los 4 millones de trabajadoras y trabajadores que están en un ERTE ahora puedan continuar en la misma situación, en las mismas condiciones; a la vez que si esto no acaba en junio, podamos hacer una nueva negociación que nos permita que aquellos sectores y trabajadores/as que están en un ERTE puedan continuar el tiempo necesario hasta que finalice la pandemia”.

Pero, además, el Secretario General de UGT ha considerado fundamental que “el Gobierno implemente un plan de empleo que reactive el consumo interno, que nos permita no solo la incorporación antes de las personas trabajadoras en ERTE, sino la creación de nuevos puestos de trabajo. Y eso pasa por incentivar aquellos productos de primera necesidad, que se producen en nuestro país, y que son los que nos van a permitir ver la luz al final del túnel”.

Razones por las que se firma este acuerdo

  • El acuerdo alcanzado en el diálogo social para prorrogar los ERTE durante el proceso de deshibernación de la economía asegura los puestos de trabajo.
  • Amplía la red social y laboral acordada al inicio de la crisis sanitaria para proteger a 4 millones de trabajadores y trabajadoras (como el derecho a la prestación por desempleo o el contador a cero para acceder a ellas) y a cientos de miles de empresas.
  • Permite reactivar el tejido productivo en condiciones de flexibilidad y avanzar hacia una desescalada con pilares económicos y laborales reforzados y con garantías.
  • Las suspensiones temporales de empleo, son la herramienta principal para proteger la economía y el empleo en el proceso de deshibernación y reconstrucción. Su objetivo es frenar los despidos.
  • Este acuerdo genera la confianza necesaria para que las empresas y las personas trabajadoras vuelvan a la actividad.
  • Si no se hubiera alcanzado este acuerdo todo el esfuerzo realizado hasta ahora no valdría para nada: se destruiría el empleo que se ha conseguido preservar hasta ahora y muchas empresas desaparecerían.

Hay que continuar trabajando

Esta crisis continuará más allá del fin del estado de alarma, por eso, es imprescindible continuar adoptando, desde el diálogo social, medidas económicas y laborales que protejan a las personas que han perdido el empleo, que no pueden acceder a uno, o que se han visto afectados por una reducción de ingresos o la imposibilidad de tenerlos. El objetivo sería lograra un acuerdo centrado en estimular la economía y el consumo interno, una vez la pandemia entre en una fase de control.

Todo este proceso exige una enorme ayuda pública, para que los sectores productivos puedan soportar estos momentos sin caer en la quiebra, para garantizar los empleos, y para que tengan los medios financieros adecuados para reactivar sus actividades en cuanto sea posible.

Para luchar contra la pobreza y la desigualdad más evidente que nunca en la etapa de confinamiento provocada por el coronavirus es imprescindible garantizar rentas a los hogares que lo necesiten, vía prestaciones. En este sentido, UGT reclama la puesta en marcha ya de la renta mínima vital, para aquellas personas que no reciben ningún tipo de prestación.

UGT reitera que es necesario, en primer lugar, seguir las instrucciones de los científicos y, en segundo lugar, continuar trabajando dentro del diálogo social para que, una vez la pandemia entre en fase de control -la fase 3- ir a un acuerdo por el empleo centrado fundamentalmente en estimular la economía y el consumo interno.

Acuerdo Social en Defensa del Empleo (PDF 96 Kb)